Nuestra cita

España, en su concepción religiosa, es una tribu del Centro de África. Ramón María del Valle-Inclán.

 

El artículo

NO ES UN ESPERPENTO

18/02/2024


Estos últimos días circulan por las  redes sociales una serie de videos de procedencia y antigüedad diversas, pero que tienen en común una imagen de una sociedad española muy retrógrada, enfermiza, grosera, turbia y perversa.

Uno puede pensar que los hechos que se relatan son puntuales y que pertenecen al género del esperpento, una visión deformada y risible de la realidad. El esperpento lo puso de moda Ramón María del Valle-Inclán con sus comedias satíricas a mediados del primer tercio del siglo XX, entre las que podemos destacar “Luces de Bohemia”, en la que se asocia la grandeza a lo grotesco, imagen muy propia de la España de la época.

Y ahí está la cuestión. ¿De la época o de cualquier época? Valle-Inclán, un hombre crítico y heterodoxo, hace que el personaje central de “Luces de Bohemia” (Max Estrella) declare en un momento de la obra: “Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española solo puede darse con una estética sistemáticamente deformada… Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas… La deformación deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta.

Su voluntad metafórica ha hecho que esa deformación se adecúe hoy a la realidad más próxima. Ya no hay imágenes bellas que reflejar. Solo queda el detritus de una sociedad enferma.

Hace ya cinco años que en un pueblo de Sevilla (Coripe) celebraron por Semana Santa lo que ellos denominan “la quema de Judas”. Esta historia grotesca tiene su origen en los territorios americanos sometidos a la explotación por parte de la corona de Castilla y que entonces, para “evangelizar” a los indígenas, presentaban como la victoria del  “bien sobre el mal”. Al principio se quemaba una figura del diablo, para luego focalizarse en otros personajes que el Sistema (siempre manipulador) consideraba “malos” para la sociedad. En ese video del 2019 aparece la connivencia entre la policía local de la población, los escopeteros y el pueblo llano. Todos tan contentos de linchar primero y disparar después sobre un muñeco que representaba al President Puigdemont, hasta que el fuego lo extinguía con general regocijo. Qué bonito todo ello. Qué elegancia. Qué primor.

Años más tarde, en otro pueblo de la España grande y libre (Alfaro, en la Rioja) se repitió “la quema de Judas”, en este caso poniendo énfasis en “acabar con los traidores y empezar una nueva etapa”. Los elegidos fueron tres políticos catalanes exilados (Puigdemont, Comín y Ponsatí). Un cuarto muñeco los perseguía (el juez Llarena), que los amenazaba con una maza. Su traición era haber intentado que Catalunya se independizara de España y exilarse después en Bruselas para evitar ser detenidos y encarcelados. Qué requetebonito todo ello.

Pero como hay que competir en esta caza al “prófugo” y a sus satélites más próximos, en Jaén se han sacado de la manga este año otra historia similar que ellos denominan “concurso de peleles”, un concurso cuya única finalidad era saber a quién quemaban. El ganador estaba cantado. De nuevo ha sido el President Puigdemont. Pero lo más interesante es como argumentan esta decisión. Dicen los sujetos representantes del jurado:

“Este muñeco es una crítica social contra aquellas personas oportunistas que piensan que pueden hacer acciones al margen de la ley en beneficio propio y quedar impunes frente a la justicia, valiéndose de su estatus, posición económica o situación política. A pesar de su semejanza en nombre y aspecto a un personaje concreto del panorama político actual (hay que ser muy gilipollas para incluir este párrafo), no representa a una persona o a un partido político concreto. Manifestamos un rechazo a cualquier tipo de indulto o amnistía, tanto político como fiscal o económico (que se expresa en el muñeco con el maletín de dinero que lleva y los fajos de billetes que salen de sus bolsillos). Esas personas suelen cobrar o hacer chantaje para recibir el trato preferente que piden, ofreciendo a cambio su silencio (de aquí la cremallera en la boca). El Sr. “Pelelemon” quiere ser indultado y librarse de las llamas de la hoguera, pero ni su dinero ni su estatus impedirán que queme como el resto del muñeco en estas luces de San Antonio 2024. Viva Jaén”. El mensaje no tiene desperdicio. Lo firma el Patronato de Cultura.

 

Si les prestáramos atención tendríamos muchas otras muestras de esta singular y macabra cacería. Podríamos citar, entre otras, las constantes referencias al President Puigdemont en las fallas de Valencia (siempre para denigrarlo). La última perla ha sido la de este año donde Carles Puigdemont sodomiza a Pedro Sánchez, el primero extasiado y el segundo sonriente, ante la mirada atenta de Feijóo y Abascal. La imagen se ve acompañada de unos condones por el suelo (se supone utilizados) con las marcas de Bildu, PNV, Sumar y ERC. Pensamos que el artista fallero, quien lo financia y quien lo promueve, quieren expresar (como hace toda la caverna mediática) que Sánchez está bajo el dominio de Carles Puigdemont. Estos ignorantes no saben que muchos independentistas catalanes estamos en contra de cualquier pacto de esta naturaleza.

Muchas veces me he preguntado por qué nos odian tanto, por qué expresan este afán de venganza, por qué no son capaces de razonar como seres civilizados. Nuestro único pecado es querer separarnos, independizarnos, abrir nuestro propio espacio de libertad. Tenemos perfecto derecho a ello y, además, como somos democráticos, queremos consultar con el resto de ciudadanos catalanes para ver cuál es su opinión. Luego, aceptaremos los resultados, sean los que sean. El problema es que está sobradamente demostrado que el simple hecho de decirlo les lleva a la anatema, al castigo, a ponernos contra la pared, pues interpretan (sin ninguna base jurídica que lo ampare) que nuestro proyecto está fuera de la ley, cuando de hecho no hay ningún apartado de la Constitución que lo precise. Se protegen con figuras retóricas (como la indisolubilidad de la Patria) y de ahí no se mueven.  Y es que como decía hace poco, no tienen remedio “no effective treatment”.

No podemos acabar esta crónica  sin hacer referencia a otro video de actualidad (muy representativo también del estado de descomposición de la sociedad española) en el que una niñas de corta edad, vestidas con lencería propia de un burdel, se pasean por Torrevieja (Alicante) con unas banderas de variada especie, que van desde la más rancia española del toro a la de LGTB, totalmente desajustada esta última del contexto.

Este retrato no es un esperpento. Es real como la vida misma. Es un reflejo donde la maldad, el odio y la perversión conforman un espectáculo dantesco, que los españoles aplauden con entusiasmo. Aquí no vemos ningún informe prospectivo de la Guardia Civil, ni ninguna actuación de la fiscalía, y todavía menos del aparato judicial. Todo está en silencio. Entretanto Pablo Hassel sigue en la cárcel por “enaltecer el terrorismo, injurias a la Corona, y lo que usted quiera añadir”, por las letras de unas canciones de contenido crítico a las que nadie hubiera prestado atención en un país democrático.

Me vienen ganas de vomitar, aunque mi educación no me lo permite. Qué sordidez, qué asco!

 

 

 

PDF
Alf Duran Corner

Fondo documental